Homilías de Dom Armand Veilleux en español.

14 de junio de 2021 - Lunes de la 11ª semana
2 Cor 6:1-10; Mt 5:38-42

Poner la otra mejilla

Este pasaje del Evangelio me recuerda una escena de la vida de Mahatma Gandhi. Es un acontecimiento cercano al final de la vida de Gandhi. La India acababa de obtener su independencia, pero ya estaba dividida en dos países: la propia India, un país hindú, y Pakistán, un país musulmán; y en las principales ciudades se desató una guerra civil entre los musulmanes y los hindúes. Gandhi inició entonces un ayuno, decidiendo no comer nada hasta que se restableciera la paz entre las dos facciones. Es entonces cuando un hombre de religión hindú se acerca a Gandhi. Está desesperado, convencido de que está condenado para siempre por haber matado a un niño musulmán. Lo mató en venganza porque los musulmanes habían matado a su propio hijo. Gandhi le dice entonces lo que debe hacer para evitar la condenación. Ve -dijo-, encuentra un niño de la misma edad que el que perdiste, adóptalo y críalo como si fuera tu propio hijo. Pero, sobre todo, ten cuidado de elegir un hijo musulmán y criarlo como un buen musulmán.

13 de junio de 1988 11º domingo "B

Ez 17, 22-24 ; 2 Cor 5, 6-10 ; Mc 4, 26-34

HOMILÍA

Las dos parábolas que acabamos de escuchar, la del labrador paciente y la del grano de mostaza, forman parte de un grupo de cuatro parábolas, siendo las otras dos la del sembrador (Mc 4,3 8) y la de la levadura (Mt 13,33).  Esas cuatro parábolas se refieren a la misma realidad: el fracaso encontrado por Jesús en su predicación, o al menos la lentitud con que se manifestaban los resultados de su predicación.

7 de junio de 2021, lunes de la 10ª semana del tiempo ordinario

2 Cor. 1:1-7; Mt 5:1-12

Homilía

          En la época en que se escribieron los Evangelios, es decir, cuando las memorias de los que habían conocido a Jesús y habían sido sus discípulos fueron recogidas por los cuatro evangelistas que conocemos -Mateo, Marcos, Lucas y Juan-, después de que estos escritos hubieran circulado primero de forma oral y luego en pequeños relatos escritos y aislados, los primeros cristianos estaban ya sumidos en la persecución.  Se comprende, pues, la importancia que se da en estos Evangelios a la última bienaventuranza: "Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia...", así como la elaboración de la última bienaventuranza: "Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia. .", así como la elaboración de esta bienaventuranza: "Bienaventurados si sois insultados, si sois perseguidos... alegraos, gozad... ". Se trataba de las tensiones vividas entre las autoridades de la religión judía tradicional y el naciente cristianismo que era percibido como una nueva secta y una amenaza. 

12 de junio de 2021 - Fiesta del Corazón Inmaculado de María

2 Cor 24, 17-25; Lucas 2, 41-51

Homilía

            Después de la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, el calendario litúrgico nos hace celebrar hoy la fiesta del Corazón Inmaculado de María. Y el Evangelio elegido para esta fiesta es el relato de la subida de Jesús al Templo a los doce años, que termina con la afirmación de que María guardaba todas estas cosas en su corazón.

6 de junio de 2021 - Fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo "B"

Éxodo 24:3-8; Hebreos 9:11-15; Marcos 14:12...26

Homilía          

           Cuando celebramos la Eucaristía, recordamos la última cena de Jesús con sus discípulos, cuyo relato acabamos de leer tal y como nos lo cuenta el evangelista Marcos. Para nosotros, cuando lo celebramos, es un sacramento, un gesto ritual, un recuerdo. Pero para Jesús y sus discípulos no era un ritual, era una comida real. Y es importante recordarlo, si queremos entender esta historia. En efecto, cuando Jesús dice "Esto es mi cuerpo", ofreciéndoles el pan, está efectivamente allí, en cuerpo y huesos, ante ellos, todavía muy vivo.

Fiesta del Sagrado Corazón, 11 de junio de 2021

Oseas 11:1...9; Efesios 3:8...19; Juan 19:31-37

Homilía

          El corazón se concibe en todas las culturas como el lugar donde residen los sentimientos, la afectividad y el amor. Por eso, a partir de la Edad Media, místicos como Gertrudis de Hefta, Catalina de Siena, Matilde, Margarita Alacoque, Juan Eudes, desarrollaron una devoción al Sagrado Corazón de Jesús, que no es una devoción a un órgano físico, sino al amor divino vivido por Dios hecho hombre.  Si esta devoción pudo expresarse en ciertas épocas de manera más romántica y sentimental, como lo demuestra una vasta colección de imágenes piadosas de gusto más bien dudoso, es esencialmente, en su primera intuición, sólo la contemplación del amor de Dios por nosotros, encarnado en Jesús de Nazaret. Y el relato evangélico que acabamos de leer nos muestra hasta dónde llegó este amor.

05 de junio de 2021 Sábado, 9ª semana Orden impar

Tob. 12, 1.5-15.20; Mc 12, 38-44

Homilía

Al final de la novela de Camus La peste, el doctor Herou, que había atendido generosamente a las víctimas durante toda la epidemia y cuyo valor fue alabado, dice que sólo había cumplido con su deber, lo que cualquier hombre honesto habría hecho en la misma circunstancia, siendo tan normal para un médico atender a los enfermos... como lo es para un maestro enseñar que dos y dos son cuatro.